Make your own free website on Tripod.com
 NUMERO UNO
Otoño 2000








SINTESIS DE CONTENIDO

En este primer número, en la Sección “Reflexiones”, publicamos de manera póstuma la ponencia magistral del doctor Pedro Zorrilla, leída por él mismo en la ceremonia de fundación de la Academia, así como una contribución del doctor Guillermo Floris Margadant en torno a la Ciencia y el Derecho, y otra del doctor Juan Luis González Alcántara sobre Derecho, Sociedad y Cultura.

En la Sección “Ensayos”, Raúl Avila introduce el concepto de Derecho Cultural y esboza una agenda de investigación para la nueva disciplina; Antonio Díaz Piña aborda el estudio de la nueva Ley para el Fomento de la Investigación Científica y Tecnológica; y Raymundo Gil Rendón hace lo propio con la institución del Ombudsman mexicano, con motivo de la reforma reciente a su base constitucional.

En el apartado “Argumentos”, Raúl Ávila y Dionisio Zabaleta intentan esquematizar algunas de las principales razones a favor y en contra de la creación de una Secretaría de Cultura en el ámbito de la Administración Pública Federal en México.

Finalmente, en “Miscelánea”, se incluye una bibliografía general sobre Derecho Cultural.


CONSULTE LOS TEMAS DE ESTA PAGINA EN LA PARTE SUPERIOR DE LA COLUMNA IZQUIERDA



 PRESENTACION

Un grupo creciente de estudiosos mexicanos del Derecho, particularmente del nivel de posgrado, hemos venido trabajando en torno a una línea de investigación académica relativa al Derecho, la Educación y la Cultura, la cual hemos sintetizado en la expresión "Derecho Cultural".

Esta línea de investigación, tan poco cultivada por la ciencia jurídica, no sólo en México sino en el extranjero, ha encontrado en la generosidad de la Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho, condiciones favorables para su desarrollo.

En efecto, con la instauración en el posgrado del Programa de Doctorado en Derecho por Investigación y teniendo como figura académico-administrativa central al doctor Pedro G. Zorrilla Martínez, desde 1992 el Derecho Educativo y más tarde, a partir de 1996, el Derecho Cultural, han venido siendo objeto de estudio a través de diversas tesis para la obtención del grado.

Por citar algunos, los trabajos de los hoy doctores Germán Cisneros Farías (1997), Fernando Viveros Castañeda (1997), Elia Avendaño Villafuerte (1998), Antonio Díaz Piña (1999) y Elías Rosas (1999) representan ya el fruto de aquellos esfuerzos, los cuales fueron concomitantes a la tesis de grado que sobre el Derecho Cultural en México presentó Raúl Ávila Ortiz (1996) y que sin duda se suman y preceden a otros más, dentro y fuera de la U.N.A.M., dentro y fuera del país, cuya referencia no cabría en este espacio.

Fue con el apoyo de la mano amable e inteligente del doctor Zorrilla que el propio Raúl Ávila organizó en octubre de 1996 el Primer "Seminario sobre Derecho Cultural", en la División de Estudios de Posgrado, y fue desde entonces que nació la idea de redimensionar y alentar, adentro y afuera del país, el concepto de Derecho Cultural.

No obstante diversos intentos preliminares, fue sólo hasta el 26 de septiembre de 1999 que, entendido como un paso necesario para dicho propósito, fundamos la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C. y se programaron las actividades conducentes a publicar, en versión electrónica e impresa, la revista que hoy ve la luz.

El regocijo que sentimos por este hecho no oculta nuestro pesar debido a una irreparable pérdida: el doctor Pedro Zorrilla, nuestro muy querido maestro e impulsor de la Academia y la Revista entre otras tantas iniciativas, falleció el 18 de diciembre de 1999.

De hecho, la mayoría de nosotros lo vimos con vida, por última vez, aquel 26 de septiembre, cuando estampó su firma como miembro fundador honorario y Presidente del Consejo Asesor de la Academia, lo mismo que miembro del Consejo Editorial de la Revista.

En su momento, supimos que su extraña ausencia en el examen de grado de Antonio Díaz Piña, el  11 de octubre de 1999, se debió a que esa misma mañana del examen su salud sufrió un quebranto del cual ya no pudo recuperarse. Su legado paradigmático, como ser humano, científico y político, nos inspirará siempre.

La Academia tiene como su actual Presidente al doctor Raúl Ávila Ortiz, quien colabora estrechamente con los doctores Antonio Díaz Piña, Secretario Académico, Raymundo Gil Rendón, Secretario Ejecutivo de Relaciones Públicas y con el profesor y abogado Dionisio Zabaleta López, Secretario Ejecutivo de Proyectos y Programas.

La Academia es un espacio interdisciplinario e internacional de reflexión, análisis y debate, fundamentalmente sobre los problemas relativos al Derecho, la Educación y la Cultura, es decir, al Derecho Cultural. Sus estatutos, objetivos e información relevantes se pueden consultar en la citada página electrónica.

La Revista de la Academia que ahora ponemos a disposición de los miembros de la comunidad científica del país y el extranjero, así como de la sociedad a la que nos debemos, es el órgano de divulgación de la Academia.

La Revista está directivamente en manos de un Comité Editorial, órgano colegiado y multidisciplinario en el que participan los socios fundadores y cuyo Coordinador es el doctor Eduardo F. Ramírez García.

En el Comité Editorial están colaborando hasta ahora y les agradecemos profundamente, los doctores Mario I. Álvarez Ledesma, William P. Glade, Guillermo Floris Margadant, Carlos Ornelas y Eduardo F. Ramírez García.

La Academia y su Revista cuentan con un Sitio Web, ubicado en la dirección URL
www.lanzadera.com/ampdyc

asi como con una dirección de correo electrónico de contacto:
ampdyc@yahoo.com

La periodicidad de la Revista es cuatrimestral o estacional. Su primer número fue publicado en el verano del año 2000 y de acuerdo con sus políticas, deberá comprender al menos las siguientes secciones Secciones:

Reflexiones, permiten un ámbito de disquisición no sujeto a las reglas formales de los artículos académicos;
Ensayos, requieren aparato crítico y bibliográfic)
Argumentos, pretende recoger y esquematizar las razones a favor y en contra ya publicadas, respecto a problemas jurídicos específicos relevantes y de actualidad; y
Miscelánea, abre un nicho a diversos materiales, jurídicos y no jurídicos, que no califican en las tres categorías anteriores.

Los participantes en este proyecto académico, que incluye la revista, estamos conscientes del importante compromiso que hemos adquirido con nosotros mismos, la comunidad académica y la sociedad de nuestro tiempo. No nos es ajeno el tan  complejo y discutido cambio de época, moderna o posmoderna, y su refracción en las diversas esferas de la vida humana, universalmente y particularmente, en otras latitudes y, desde luego, en México, en especial en lo tocante a los sistemas jurídicos.

Por ello, deseamos contribuir al debate intelectual y a la toma de decisiones inteligentes que nos ayuden a todos a vivir mejor.

Si durante el siglo XX México optó por la estrategia de desarrollo de la industrialización, en lugar de ubicar en el centro de las políticas sus ventajas comparativas culturales, estimamos que una pertinente reorientación puede tener lugar a lo largo de las primeras décadas del siglo XXI.

En ese empeño, consideramos que el Derecho, la Educación y la Cultura serán instrumentos para mantener vivo aquel ideal siempre tan viejo, siempre tan nuevo, vigente para todos, una realidad ya en México, sin exclusiones: la democracia. La democracia entendida no sólo como una estructura jurídica y un régimen político, sino como un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo, integrado por hombres y mujeres dignos, libres y justos, habitantes y ciudadanos plenos de un mundo cooperativo, competitivo y solidario.

En un reciente homenaje en honor del doctor Pedro Zorrilla, que tuvo lugar en el auditorio del nuevo edificio de posgrado de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, el doctor Guillermo Floris Margadant nos recordaba que el último apoyo del maestro, jurista, administrador y político a una  iniciativa académica -como ya se ha referido líneas arriba, fue precisamente la fundación de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, así como la revista “Derecho y Cultura”, y nos exhortó a no abandonar la concreción de estos proyectos.

Comprometidos con la ciencia y la sociedad, hoy ratificamos la solidez de nuestros empeños académicos y políticos, la fe en un mundo mejor a través del derecho, la educación y la cultura, y la imperecedera voluntad por honrar el legado de nuestros maestros, los que viven y los que, sin estar ya aquí, continúan con nosotros.

Estamos seguros de que no los defraudaremos.



 RESUMENES

Contamos con versiones de esta página en los siguientes idomas:

Español
Inglés
Francés


En el texto póstumo leído por el doctor Pedro Zorrilla en la ceremonia de fundación de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C. el día 26 de septiembre de 1999, el distinguido profesor de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México destaca con sencillez y profundidad ejemplares el papel del Derecho como catalizador de los valores y la cultura. Al puntualizar la necesidad contemporánea de moralizar el Derecho, el autor, asumiendo que el propósito final del sistema jurídico es el hombre y su dignidad, concibe como un desafío ético, especialmente para los juristas, la reversión urgente de la enorme desigualdad en la distribución de la educación y la cultura, así como en las condiciones sociales y económicas, “que tiene en una verdadera postración a más de la mitad de los mexicanos”.

El doctor Floris Margadant reflexiona magistralmente sobre la histórica síntesis en curso en y entre las ciencias exactas y las ciencias sociales, determinada por la notoria convergencia entre dos “culturas” que por mucho tiempo se estimó que eran incompatibles.

En el ensayo del doctor González Alcántara se expresan profundas reflexiones sobre los valores y su papel en la sociedad y el derecho. Destaca la aguda distinción que se desarrolla en torno a la difícil convivencia entre universalismo y relativismo éticos, explicada a partir del concepto de “diagrama o esquema universal de cultura”, propuesto por el sociólogo Clark Wissler, el cual “comprende todos los elementos que son comunes a todas las culturas del mundo, aunque cada uno de ellos adopte formas concretas que son peculiares de cada cultura en particular”. Las disquisiciones del autor sobre las normas sociales (costumbres populares, las “mores” y las normas jurídicas), la religión y las artes, hacen del texto una pieza singular para la comprensión de la axiología social y sus conexiones con la cultura y el derecho.

El doctor Àvila, introduce, sintéticamente, el concepto de Derecho Cultural a partir de dos enfoques distintos pero complementarios: el análisis jurídico de la Cultura y el análisis cultural del Derecho. Basada parcialmente en la propia obra del autor, se vierten  nuevas reflexiones sobre el tema y se traza una agenda de investigación cuyas principales características son su amplitud y su apertura a la crítica, y su propósito último la constitución de una nueva materia académica que contribuya a construir, con sentido interdisciplinario, políticas públicas pertinentes en dicho campo de estudio.

El doctor Díaz Piña, al analizar la nueva Ley que regula la investigación científica y tecnológica en México, destaca la importancia de la investigación y la ciencia en la globalización, cita los antecedentes de dicho ordenamiento, precisa las diferencias entre el enfoque de las políticas públicas y el análisis económico del derecho, concluye enfatizando que “la Ley, por óptima que sea, no resuelve por sí misma los problemas. Solamente la implementación permitirá observar si  las nuevas atribuciones del CONACYT se resuelven en resultados eficaces”.

El doctor Gil Rendón, aborda con generosidad los antecedentes históricos y características jurídicas generales del Ombudsman, así como su inserción en el sistema constitucional mexicano, incluidos los aspectos procesales correspondientes. Al analizar la reforma que tuvo lugar en septiembre de 1999 al artículo 102-B de la Constitución, la cual entrañó, a final de cuentas, la sustitución de la entonces titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el autor señala críticamente diversos aciertos y desaciertos implicados en la reforma misma.

Volver al inicio de la página



 SUMMARY

In this posthumous text, read by professor Pedro Zorrilla during the ceremony of creation of the Mexican Academy for the Law, Education and the Culture on September 26, 1999, the professor distinguished from the Department of Third Cycle of the Faculty of Law of the Autonomous National University of Mexico City underlines with an exemplary simplicity and relevance the role of the Law as a catalyst of the values and the culture. While insisting on the necessary moralization of the Law, the author, while recognizing that the final objective of the legal system is the protection of man and his dignity, explains that it is urgent to reverse inequalities in education and culture as well as the socio-economic disparity “which crushes most of Mexican people".

In the essay of Professor Gonzalez Alcántara, we find deep thoughts about values and their function in the society and in the Law. We will notice the distinction he makes between universalism and relativism ethics, explained by the concept of " universal diagram of the culture ", proposed by the sociologist Clark Wissler, diagram which " includes all the common elements of all cultures of the world, although each one of them adopts particular concrete forms in each culture in particular ". The observations of the author about the social standards (popular habits, manners and legal rules), religion and arts, are a tool for the understanding of social axiology and its links with culture and law.

Professor Avila's essay introduces in a synthetic way the concept of Cultural Law starting from two different but complementary angles which are the legal analysis of the Culture and the cultural analysis of the Law. Partly on the basis of his work, the author shares with us his new thoughts on this subject and draws the broad outline of a research project which characteristics are the width and the opening to criticism. The ultimate goal of this program is to constitute a new university field likely to create, in an interdisciplinary direction, public and relevant policies of research.

Professor Diaz Piña, in his analysis of the new law which controls scientific and technological research in Mexico, underlines the importance of research and science in the context of globalization, explains which are the antecedents of the referred law, specifies the differences existing between the point of view of the public policies and the economic analysis of the Law, and concludes insisting on the fact that " the law, however good it is, cannot by itself solve the problems. Only their implementation will allow us to see whether new attributions of the CONACYT produce effective results ".

The test of Professor Gil approaches the historical antecedents and the general legal characteristics of Ombudsman and its insertion in the Mexican constitutional system including the corresponding proceedings aspects. By analyzing the reform of article 102-B of the Constitution in 1999, which contained the substitution of the holder of the National Commission of the Humans Rights, the author criticizes some assertions and errors of the reform itself.

Professor Floris Margadant shares his thoughts with us concerning the historical synthesis between the exact and social sciences, the latter determined by the notorious convergence of two "cultures", which for long were thought to be incompatible.

Professor Avila Ortiz and Professor Zabaleta López examine some of the main arguments in favor and against the controversial idea of creating a Ministry of Culture in Mexico and reach the conclusion that a scientific debate on that subject is still valid.

Back to the Begenning of the Page



 RESUMÉES


Dans ce texte posthume, lu par le Professeur Pedro Zorrilla au cours de la cérémonie de création de l'Académie Mexicaine pour le Droit, l'Education et la Culture le 26 septembre 1999, le professeur distingué du Département de Troisième Cycle de la Faculté de Droit de l'Université Nationale Autonome de Mexico souligne avec une simplicité et un à-propos exemplaires le rôle du Droit en tant que catalyseur des valeurs et de la culture. En insistant sur la nécessaire moralisation du Droit, l'auteur, tout en reconnaissant que l'objectif final du système juridique est la protection de l'homme et de sa dignité, explique qu'il est urgent de renverser les inégalités d'accès à l'éducation et à la culture ainsi que la disparité socio-économique « qui écrase plus de la moitié des Mexicains ».

Dans l'essai du Professeur Gonzalez Alcántara, on retrouve de profondes réflexions quant aux valeurs et à leur rôle dans la société et dans le Droit. On remarquera particulièrement la distinction qu'il fait entre universalisme et relativisme éthiques, expliquée à partir du concept de « diagramme ou schéma universel de la culture », proposé par le sociologue Clark Wissler, diagramme qui « comprend tous les éléments communs à toutes les cultures du monde, bien que chacun d'entre eux adopte des formes concrètes particulières au sein de chaque culture en particulier ». Les observations de l'auteur au sujet des normes sociales (coutumes populaires, mœurs et règles juridiques), la religion et les arts, font de ce texte un outil à part pour la compréhension de l'axiologie sociale et de ses liens avec la culture et avec le droit.

L'essai du Professeur Avila introduit de manière synthétique le concept de Droit Culturel à partir de deux angles différents mais complémentaires qui sont l'analyse juridique de la Culture et l'analyse culturelle du Droit. En partie sur la base de son œuvre, l'auteur nous fait partager un certain nombre de réflexions nouvelles sur ce sujet et dessine les grandes lignes d'un projet de recherche dont les caractéristiques sont l'ampleur et l'ouverture à la critique. Le but ultime de ce programme est la constitution d'un nouveau domaine universitaire susceptible de créer, dans un sens interdisciplinaire, des politiques de recherche publiques et pertinentes.

Le Professeur Diaz Piña, dans son analyse de la nouvelle loi qui régule la recherche scientifique et technologique au Mexique, souligne l'importance de la recherche et de la science dans le cadre de la globalisation, explique quels sont les antécédents de la loi en question, précise les différences existant entre le point de vue des politiques publiques et l'analyse économique du droit, et conclut en insistant sur le fait que « la loi, pour meilleure qu'elle soit, ne peut en soi résoudre les problèmes. Seule leur mise en œuvre permettra de voir si les nouvelles attributions du CONACYT produisent des résultats efficaces ».

L'essai du Professeur Gil aborde abondamment les antécédents historiques et les caractéristiques juridiques générales de l'Ombudsman, ainsi que son insertion dans le système constitutionnel mexicain avec les aspects procéduriers correspondants. En analysant la réforme de l'article 102-B de la Constitution de 1999, qui contenait la substitution du titulaire de la Commission Nationale des Droits de l'Homme, l'auteur critique un certain nombre d'assertions et d'erreurs entraînées par la réforme.

Le Professeur Floris Margadant nous fait part d'une réflexion magistrale concernant la synthèse historique à laquelle nous assistons actuellement entre les sciences exactes et les sciences sociales, synthèse déterminée par la convergence notoire de deux « cultures » que l'on avait longtemps crues incompatibles.

Le Professeur Avila Ortiz et le Professeur Zabaleta López examinent certains des principaux arguments favorables et opposés à la création controversée d'un Ministère de la Culture au Mexique et concluent que sur ce sujet un débat scientifique reste ouvert.

Retour au début de la page


 COLABORADORES


Raúl Avila Ortiz

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y Maestro en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Texas en Austin. En los últimos catorce años, se ha desempeñado como profesor en diversas universidades públicas y privadas del país. Actualmente es Secretario Técnico del Comité Académico de Tutoría de Derecho Constitucional, Administrativo y Amparo, del Programa de Doctorado en Derecho por Investigación de la Facultad de Derecho de la U.N.A.M.. Asimismo, es Presidente de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C. y autor de la obra “El Derecho Cultural en México: Una propuesta académica para el proyecto político de la modernidad” (en prensa).  


Antonio Díaz Piña

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es autor de la obra “La Constitución y las políticas públicas en materia educativa” y colabora como articulista en el diario El Sol de México. Es Secretario Académico de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C.


Raymundo Gil Rendón

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Tutor Académico en el Programa de Doctorado en Derecho en la propia U.N.A.M. y profesor de la Universidad de las Américas (Ciudad de México). Es autor de la obra “Las transformaciones del Ombudsman” (en prensa). Es Secretario Ejecutivo de Relaciones Públicas de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C.


Juan Luis González Alcántara Carrancá

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es investigador titular del Instituto de Investigaciones Jurídicas. Profesor a nivel posgrado y autor de múltiples artículos y ensayos académicos, así como de la obra “La enseñanza del Derecho”.


Dionisio Zabaleta López

Profesor normalista y abogado. Es Secretario Ejecutivo de Proyectos y Programas de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C.


Pedro G. Zorrilla Martínez (Q. E. P. D.)

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y Doctor en Administración Pública por la Universidad de París. Dentro de su fecunda y laureada carrera académica y política, se destacó como Jefe de la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Derecho de la U.N.A.M. y profesor en la misma por más de treinta años.


Guillermo Floris Margadant S.

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, catedrático de la Facultad de Derecho de la U.N.A.M. e investigador. Es miembro del Consejo Editorial de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C.


Volver al inicio de la página

 INDICE

REVISTA DERECHO Y CULTURA
No. 1

Página
PRESENTACION
5
REFLEXIONES
Pedro Zorrilla Martínez
“El derecho, los valores y la cultura. Importancia del Estado de Derecho”
11
Guillermo Floris Margadant S.
“El lugar del Derecho en la gran síntesis cultural que se nos acerca”
15
Juan Luis González Alcántara Carrancá
“Cultura, Sociedad y Derecho”
21
ENSAYOS
Raúl Ávila Ortiz                                             
“Derecho Cultural: un concepto polisémico y una agenda necesaria”
39
Antonio Díaz Piña
“Reflexiones acerca de la nueva Ley para el Fomento de la Investigación Científica y Tecnológica”
53
Raymundo Gil Rendón
Aciertos y Desaciertos de la Reforma del Artículo102-B de la Constitución”
65
ARGUMENTOS
Raúl Ávila Ortiz y Dionisio Zabaleta López
“Razones a favor y en contra de la creación de la Secretaría de Cultura en México”
97
MISCELÁNEA
Bibliografía sobre Derecho y Cultura
105
Colaboradores en este número                                   
107
Resúmenes de colaboraciones
109

¿Desea adquirir ejemplares impresos de este número o de números atrasados?

¡Haga contacto con nosotros!

Direccion de correo-e: apmpdyc@yahoo.com
Números telefónicos en la Ciudad de México: 5559 1374 y 5575 5106