Make your own free website on Tripod.com
 NÚMERO SIETE




SINTESIS DE CONTENIDO

En el rubro genérico de los derechos humanos, Sergio García Ramírez reflexiona sobre diversos tópicos de la actualidad jurídica e institucional en la defensa de los derechos humanos en México y subraya nuestra actitud ambivalente ante los tratados internacionales; Anders Kompass destaca la importancia educativa y cultural de las misiones de derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas; Luis García ubica en el centro de la praxis de los derechos humanos la dignidad humana; Juan José Gómez Camacho describe el mecanismo interamericano de protección, Serafín Ortiz da un paso inicial en la formulación de principios normativos para la actuación del ombudsman mexicano; y Ricardo Sepúlveda teoriza y relaciona el quehacer gubernamental federal en torno a los derechos humanos con el proceso de transición democrática. En el aspecto específico de los derechos culturales, José Ramón Cossio puntualiza las condiciones teóricas para concretar su eficacia.

CONSULTE LOS TEMAS DE ESTE NÚMERO
EN LA PARTE SUPERIOR DE LA COLUMNA IZQUIERDA DE LA PAGINA



 PRESENTACIÓN

Al finalizar el año 2002, en plena curva de la transición entre dos siglos y muy probablemente entre dos épocas, los derechos humanos como tema científico y problema sociojurídico se mantienen en el vértice de la agenda pública.
Por una parte, la ciencia, sobre todo la ciencia jurídica, debate en torno a tres grandes cuestiones relativas al tema: la concepción filosófico jurídica, la universalidad y extensión, y su exigibilidad.

Por lo que ve a la concepción, parece ganar terreno la nueva perspectiva que distingue entre derechos humanos en tanto idea más ligada al ámbito de la filosofía y los valores, respecto de los derechos fundamentales en cuanto derechos humanos garantizados en textos jurídicos. Asimismo, cobra vigor el enfoque diferenciador entre derechos fundamentales y derechos existenciales, o contingentes, lo que tiene que ver directamente con los tópicos de la universalidad, extensión y exigibilidad.

En el rubro de la universalidad y extensión, se advierte una profunda y compleja discusión entre liberales, colectivistas y culturalistas o entre quienes continúan viendo en la autonomía y la dignidad individuales la esencia de la naturaleza humana, frente a quienes defienden, con matices más o menos fuertes, la primacía de los intereses sociales ante las prerrogativas individuales, por un lado, y las fronteras culturales como factores condicionantes de la universalidad, por el otro. Con menor presencia en el espacio académico, se asoman tímidamente posiciones transculturalistas que buscan encontrar en los múltiples códigos lingüísticos y axiológicos las claves de la conciliación entre una y otra perspectivas.

En esta dimensión, mucho es lo que falta por conocer. De este debate depende, entre otros, el tópico de la extensión, pues unos derechos humanos, fundamentales o no, se asignan al Hombre de todos los tiempos y de todas culturas, o bien, se manifiestan o limitan en razón de la evolución y los datos inmanentes a la propia cultura, o simplemente por conveniencia objetiva.

En el renglón de la exigibilidad, se asiste a un doble reto: de un lado, la búsqueda e instrumentación de mecanismos de tutela efectiva, sean administrativos, políticos o jurisdiccionales, o bien, una combinación de éstos, y, por el otro, en la medida en que son indivisibles, que la tutela comprenda todos los derechos, es decir, los pertenecientes a las tres o cuatro generaciones (según la clasificación que se prefiera) y que sea factible en los ámbitos nacional e internacional conforme con las condiciones de la globalización de las oportunidades y los problemas en nuestro tiempo.

En el fondo, creemos que el gran tema de los derechos humanos sigue siendo el mismo: su concreción sociológica efectiva.

De allí la otra faceta advertida en el primer párrafo: los derechos humanos como problema sociojurídico.
En este lado de la moneda, los datos y evaluaciones impiden conciliar el sueño por las abismales desigualdades materiales globales y nacionales ya conocidas.

La progresividad, integralidad, interdependencia, indivisibilidad y eficacia de los derechos humanos no sólo están condicionadas por la discusión y la política respecto a la universalidad o relatividad de los mismos, sino también, en el fondo, por el orden  económico y político internacional desigual que se reproduce en los estados nacionales, aún en los industrializados, y en las regiones que los conforman. Ese desequilibrio es a un tiempo integral y progresivo, y está en función del carácter asimétricamente interdependiente de un sistema con alto grado de eficacia para aumentar la eficiencia y la rentabilidad pero, a la vez, de incrementar la inequidad y la desigualdad.

En efecto, sea por el hecho de que China, la India y otros países líderes han descompensado el sistema mundial con su intensísimo crecimiento económico de los últimos años, o bien, que el neoliberalismo produce riqueza y aumenta el comercio pero no se hace cargo y menos responsable del concomitante aumento de la pobreza global e intranacional -a lo cual el ordenamiento institucional nacional no es tampoco ajeno, o que no es posible un acuerdo axiológico entre globalización excluyente e incluyente y medidas financieras correctivas de refuerzo,  lo cierto es que los notorios empeños de organismos internacionales y agentes nacionales para propiciar, fortalecer y enraizar un orden democrático fundado en los derechos humanos siguen siendo insuficientes y, por ello, continúan siendo indispensables.

Atenta a los desafíos del siglo XXI, muchos de ellos heredados de los siglos precedentes, y otros surgidos a partir de las nuevas condiciones del mundo, la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura, A.C., a través de su revista Derecho y Cultura, mediante la coordinación de los doctores Raúl Avila Ortiz y Raymundo Gil Rendón, se dio a la tarea de reunir las colaboraciones de un representativo elenco de académicos y funcionarios mexicanos y extranjeros expertos en el tema de los derechos humanos y los derechos culturales, las cuales revelan con nitidez aquellas preocupaciones y desafíos.


En un mundo tan fluido, lo único permanente es el cambio, el cambio que se espera siempre sea para bien y que, al mismo tiempo, porta en su seno las flores de las semillas germinadas suministradoras de identidad.

Concluimos un ciclo de dos años de Derecho y Cultura, y es el momento de agradecer una vez más la recepción y el apoyo a todos los autores, colegas y lectores que han contribuido de una u otra forma con este proyecto.

Al iniciar un nueva etapa de la publicación, les invitamos a continuar dialogando  e incrementando el conocimiento a través del espacio académico, independiente, internacional y multidisciplinario que representa Derecho y Cultura. Que sea por el bien de todos.


Raúl Ávila Ortiz
Raymundo Gil Rendón



 RESÚMENES

Contamos con versiones de esta página en los siguientes idomas:

Español


Patricia Galeana denuncia la violación de los derechos de las mujeres en México y propone medidas para su reivindicación.

Jorge Ulises Carmona explica los instrumentos y mecanismos internacionales jurídicos de protección de los derechos culturales

Gustavo Cortés los justifica desde una perspectiva evolutiva del estado y describe su expresión en la legislación colombiana.

Sergio Segreste diserta sobre la doctrina de los derechos humanos e ilumina la encrucijada entre éstos y los derechos indígenas expresados en la Constitución del Estado de Oaxaca (México); y

Juan Carlos Silva justifica, clasifica y ejemplifica en la Constitución Mexicana, demandando su exigibilidad o eficacia, los derechos de segunda generación (económicos, sociales y culturales).

A la vista de que, en octubre de 2002, el más connotado e internacionalmente reconocido jurista mexicano, don Héctor Fix-Zamudio, defensor académico incansable de los derechos humanos, fue sujeto de la más elevada distinción cívica que se otorga en el país, la medalla “Belisario Domínguez”, otorgada por el Senado de la República e impuesta por el C. Presidente de la República, acordamos dedicar estos números simultáneos en su absolutamente merecido honor. Gracias y muchas felicidades, querido maestro de los juristas mexicanos.

Por tal razón, publicamos tanto la conducente carta de postulación que le otorgara el Instituto de Investigaciones Jurídicas, de la Universidad Nacional Autónoma de México, como el significativo texto que leyó en el referido acto protocolario.

Asimismo, es pertinente apuntar que acordamos, como es evidente, destinar los números 7 y 8 de la revista a las reflexiones y ensayos sobre la temática de los derechos humanos y los derechos culturales, no sólo para dar cabida a tan magníficas colaboraciones recibidas sino para regularizar la periodicidad de la revista.

Hay una razón adicional:

La Academia ha cumplido su tercer año y la revista su segundo aniversario. En este tiempo, hemos logrado mantenernos unidos un grupo de juristas y científicos sociales en torno a los propósitos de nuestra asociación; construir un modesto espacio de análisis y comunicación de los temas y problemas que nos preocupan; avanzar hacia la meta de contribuir a reivindicar  en la agenda jurídica nacional los temas culturales; impulsar y apoyar proyectos de cambio jurídico e institucional; compartir con libertad y responsabilidad ideas, información, conocimientos y experiencias en diversos tópicos con posiciones que estimamos vanguardistas. En una palabra, hemos hecho el mejor esfuerzo, como lo prometimos, para honrar a nuestros maestros y a las generaciones por venir respaldando el cambio social.

Ir al inicio de la página


 SUMMARY


Anders Kompass meditates about the United Nations human rights agencies' transformation power and emphasizes that one of the greatest common challenges, pending to be approached today, is to put back the person at the center of national and international ethical values.

Sergio García Ramírez analyzes Mexican Constitution central basic political decision: the effective Man tutelage, he correlates it to the demand for a new ley de amparo in Mexico, the role of the National Ombudsman and the District Attorney (the tension between public safety and human rights). He, points out the difficult Mexican situation on international agreements, and ends with an appreciation - finally prophetic - regarding the possibility of Mexican approval on International Penal Court Statute.

Within the context of a problematic and unequal contemporary world, Luis García places human dignity at the center of theories, ideologies, legislation, and practices on human rights, although he recognizes the existence of several thinking currents regarding its foundation.

Raymundo Gil gives statistical information from which he infers that in Mexico the torture is practiced in a major percentage by federal and state police agents, who try to obtain with the use of violence, inside police facilities, drug trafficking -related confessions. To continue confronting this phenomenon, he proposes to adjust the penal type in Mexico in terms of Article 174 of Spanish Penal Code and Article 2 of the Inter American Convention. At the same time, he claims for the updating of procedures and scientific methods to confront torture.

Juan José Gómez Camacho talks about the genesis of the Inter American system for human rights protection, he points out main procedure features and emphasizes the broad and common use of said tutelary mechanism by litigant lawyers.

Serafín Ortíz Ortíz reveals the practical roles of a local Mexican Ombudsman defending its autonomy before the Apocalypse chevaliers, and from his professional experience he undertakes the difficult, but relevant and urgent academic task of building up the constitutional principles of an institution that defends the human rights. Ortiz Ortiz summarizes them as main principles (autonomy, legality, and legitimacy), of qualitative order (efficacy, professionalism, and honesty), and of ideological definition (certainty, opportunity, non-vulnerability, and social commitment).

Ricardo Sepúlveda places Mexican Federal Government's human rights policy within the context of democratic transition and points out as part of it, the coherence between international and local parameters, the creation of institutional instances and link areas, as well as the commitment with the international community and civil society to achieve the broadest recognition and the development of a human rights culture within the frame of 1917 Constitution.

The renowned Mexican jurist Héctor Fix-Zamudio, thanks the distinction awarded to him by the Senate when he received the “Belisario Domínguez” Medal (on October of 2002), Vicente Fox Quesada, Mexican president, attended to the ceremony. In this speech, he makes important reflections on the positive role of the Law regarding the social change. He mentions the main juridical constitutional advances in Latin America in the last decades. He emphasizes the efforts made by Mexican jurists that have maintained updated the national constitutional frame via comparative studies, and argues in favor of indispensable changes to the ley de amparo.  Fix-Zamudio praises the internationally recognized work on Compared Law and legislative politics carried out by the Juridical Investigation Institute of the National Autonomous University of Mexico, and he concludes thanking the University and its teachers for the formation he received that allowed him to serve his country.

Back to the beginning of the page



 RESUMÉES


Anders Kompass délibère sur le pouvoir de transformation que possèdent les agences des droits de l'homme de l'ONU et souligne le besoin de repositionner l'être humain au centre des valeurs éthiques nationales et internationales comme un des plus grands défis de nos temps.

Sergio García Ramírez analyse la décision politique fondamentale centrale de la Constitution Mexicaine: la tutelle effective de l'Homme. Il établit un rapport entre l'exigence d'une nouvelle «ley de amparo», le rôle de l'ombudsman et du ministère publique (la tension entre la sécurité publique et les droits de l'homme), avant de bien faire remarquer, la difficulté de la situation mexicaine par rapport aux traités internationaux et termine son discours, prophétiquement, sur l'approbation mexicaine possible du Statut du Tribunal Pénal International.

Luis García met la dignité humaine au centre même des théories, des idéologies, des législations et des pratiques à propos des droits de l'homme dans le contexte d'un monde contemporain inégal et troublé, mais reconnaît aussi l'existence de différents courants de pensée au sujet de leur fondation.

S'appuyant sur des données statistiques, Raymundo Gil déduit qu'au Mexique un grand pourcentage des agents judiciaires fédéraux et des états pratiquent la torture dans leurs agences pour obtenir des confessions sur des délits contre la santé. Pour lutter contre un pratique de la torture, il propose l'adaptation d'une classification pénale selon l'article 174 du Code Pénal Espagnol et l'article 2 de la Convention Interaméricaine ainsi que des procédures et des méthodes scientifiques pour combattre et éradiquer la torture.

Juan José Gómez  parle de la genèse du système interaméricain de protection des droits de l'homme, précise ses principales caractéristiques de procédure et souligne l'application de plus en plus fréquente et de plus en plus large de ce mecanisme tutélaire par les avocats.

Serafín Ortíz Ortíz révèle les avatars d'un ombudsman local mexicain qui, pour défendre son autonomie devant la persistance des cavaliers de l'Apocalypse et profitant de son expérience professionnelle, entreprend  l'indispensable tâche académique de définir les principes constitutionnels de cette importante institution qui défend les droits de l'homme. Il les condense dans des principes de fond (autonomie, légalité,  et légitimité), d'ordre qualitatif (efficacité, professionnalisme et honnêteté) et de définitions idéologiques (certitude, opportunité, invulnérabilité et engagement social).

Ricardo Sepúlveda place la politique des droits de l'homme du gouvernement fédéral mexicain dans le contexte de la transition démocratique et considère comme une  partie de celle-ci la cohérence entre les paramètres nationaux et internationaux, la création d'instances institutionnelles et de zones de liaison ainsi que l'engagement envers la communauté internationale et la société civile d'acquerir une plus grande reconnaissance et de developper une culture de droits de l'homme dans le cadre de la Constitution de 1917.

Héctor Fix-Zamudio, l'insigne juriste mexicain, remercie en présence du président de la République, Vicente Fox Quesada, de la distinction que le Sénat de la République lui a conféré en lui donnant la medaille Belisario Dominguez  (en Octobre 2002). Dans son allocution, il insiste sur le rôle positif du Droit face au changement social et mentionne les principaux progrès juridiques constitutionnels en Amérique Latine pendant les dernières décénnies. Fix-Zamudio souligne l'effort fait par des juristes mexicains qui ont tenu à actualiser le cadre constitutionnel national grâce à l'étude comparative. Il est à faveur des réformes indispensables à la ley de amparo et fait remarquer sur le travail effectué par l'Institut de Recherche Juridique de l'Universidad Nacional Autónoma de México, internationalement reconnue, sur le Droit Comparé et la politique législative et conclut en remerciant l'Université et ses professeurs de lui avoir donné la formation qui lui a permis de servir son pays.

Aller au début de la page



 COLABORADORES


COORDINADORES DE ESTE NÚMERO:


RAUL ÁVILA ORTÍZ

Doctor en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, maestro en Estudios Latinoamericanos por la Universidad de Texas y Presidente de la Academia Mexicana para el Derecho, la Educación y la Cultura. Es autor de El Derecho Cultural en México (2000), coautor de El Sistema Mexicano de Justicia Electoral (2000), coordinador de la obra Elecciones y Justicia en España y México (2002), así como de diversos artículos y ensayos académicos en materia constitucional electoral y cultural. Ha sido profesor y dictado conferencias en diversas universidades del país a lo largo de los últimos quince años. Ha sido Secretario de Estudio y Cuenta (1997-1998) y desde  el año 1998 es Coordinador de la Unidad de Asuntos Internacionales del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.


RAYMUNDO GIL RENDÓN

Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México. Tutor Académico en el Programa de Doctorado en Derecho en la propia UNAM y profesor de la Universidad de las Américas (Ciudad de México). Es autor de la obra Las transformaciones del Ombudsman, McGraw Hill, México, 2002. Coordinador de la Comisión de Derechos Humanos de la Barra Mexicana de Abogados; Profesor de Tiempo Completo en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Ciudad de México y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.


PARTICIPANTES:

SERGIO GARCIA RAMIREZ

Investigador titular en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM,  fue Procurador General de la República y es, actualmente,  Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, además de autor de una extensa e importante obra en materia de Derecho Penal, Procuración de Justicia y Derechos Humanos.


ANDERS KOMPASS

De nacionalidad sueca, estudió en la Universidad de Uppsala, Suecia, donde obtuvo tres maestrías: una en Historia Económica, otra en Educación y la otra en Relaciones Internacionales. También ha hecho estudios de posgrado en el Colegio de México y la Universidad de Harvard. Entre 1992 y 1995 fue representante Residente del Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Coordinador Residente del Sistema de las Naciones Unidas para el Salvador y Belice. Entre 1995 y 1996 ocupó el cargo de Director Adjunto de la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del PNUD. De 1996 a 1999 fue Embajador y Director en el Departamento de las Américas del Ministerio de Relaciones Exteriores de su país, su especialidad en el ejercicio de sus funciones fue la democracia, los derechos humanos y el desarrollo social. Es representante en México del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos desde septiembre de 2002. Tuvo el mismo cargo en Colombia, de abril de 1999 a junio de 2002.


JUAN JOSÉ GÓMEZ CAMACHO

Licenciado en derecho por la Universidad Iberoamericana y Maestro en Derecho Internacional por la Universidad de Georgetown. Es diplomático de carrera y ha ocupado diversos e importantes cargos en la Secretaría de Relaciones Exteriores en la cual se desempeña, desde el año 2000, como Director General de Derechos Humanos.


LUIS GARCÍA LÓPEZ-GUERRERO

Doctor en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México y Director General del Centro Nacional de Derechos Humanos, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como autor de diversos ensayos y artículos especializados en esta materia.


SERAFIN ORTIZ ORTIZ

Doctor en derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, Maestro en Ciencias Penas y Criminológicas por la Universidad de Zulia, Venezuela, y licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Tlaxcala, en la cual ha sido Director del Departamento de Derecho y Ciencias Políticas, Coordinador de la División de Estudios de Posgrado en Derecho y fundador del Centro de Investigaciones Jurídico Políticas. Autor de varias obras, es miembro del Sistema Nacional de Investigadores y Premio Nacional de Investigación Jurídica otorgado por la Asociación Nacional de Facultades de Derecho (ANFADE) en el 2002. Ha sido Presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tlaxcala, de la cual es Comisionado.


RICARDO J. SEPÚLVEDA IGUÍNIZ

Licenciado en Derecho por la Escuela Libre de Derecho. Maestro en Derecho aprobado Cum Laude en el examen de Maestría. Candidato a Doctor en Derecho en el programa de la Universidad Panamericana. Miembro de la Barra Mexicana de Abogados. Actualmente imparte la cátedra de Derecho Administrativo en la Escuela Libre de Derecho. Ha publicado numerosos artículos en revistas especializadas. Es autor del libro Derecho Parlamentario Constitucional Mexicano, Themis, mayo 1999. Profesionalmente se ha desempeñado como consultor en materia administrativa y constitucional. Fue consultor de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, 1998-2000. Fungió como Coordinador de Asesores de Santiago Creel Miranda en la campaña para el Gobierno del Distrito Federal, 1999-2000. Durante el año 2000 fue miembro de la Mesa No. 4 de la Comisión de Estudios para la Reforma del Estado. Se desempeñó como Titular de la Unidad de Estudios Legislativos de la Secretaría de Gobernación de enero de 2001 a julio de 2002. Actualmente es Jefe de la Unidad para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.




 INDICE

REVISTA DERECHO Y CULTURA
No. 6



Página
PRESENTACIÓN
5
REFLEXIONES
11
Sergio García Ramírez
México ante el derecho internacional de los derechos humanos
13
Anders Kompass
La naturaleza y el poder de las misiones     
23
29
ENSAYOS
Juan José Gómez Camacho
El recurso internacional en casos de violación de los derechos humanos.
Un acercamiento al sistema interamericano     
31
Luis García
Dignidad y  derechos humanos: Un breve recuento     
43
Serafín Ortiz Ortiz
Los principios del Ombudsman     
65
Ricardo Sepúlveda
Hacia una cultura de los derechos humanos.
México: Un país defensor de los derechos humanos     
77
SECCIÓN ESPECIAL
Doctor Héctor Fix-Zamudio: Medalla Belisario Domínguez 2002
93
Carta de postulación del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM    
95
Mensaje del Dr. Héctor Fix-Zamudio en el acto de recepción de la Medalla Belisario Domínguez, en el H. Senado de la República     
101
Resumen curriular del Doctor Héctor Fix-Zamudio     
111
Obra bibliohemerográfica seleccionada del Doctor Héctor Fix-Zamudio     
113

Ir al inicio de la página

¿Desea adquirir ejemplares impresos de este número o de números atrasados?

¡Haga contacto con nosotros!

Direccion de correo-e: apmpdyc@yahoo.com
Números telefónicos en la Ciudad de México: 5559 1374 y 5575 5106